Por: MARCELINO APARICIO

El sábado 7 de febrero del 2008 será un día nefasto para la historia de la provincia de Paita. Ese día, un superfluo personaje que funge de presidente regional dijo que el gobierno regional y el central no tienen plata para modernizar el puerto de Paita, por lo tanto la única salida es la privatización.
Se equivoca este señor, miembro ilustre de esa casta de inoperantes que han gobernado la región en los últimos 30 años. Guarda silencio respecto a los millones de soles que revertieron al Tesoro Público porque fue incapaz de gastar, especialmente en una región donde el 45% de la población es pobre. Miente, además, porque el gobierno central, que administra el “vendepatria” mayor Alan García Pérez, tampoco ha sido capaz de gastar 40% de los recursos asignados por el Tesoro Público.
Plata hay, pero con incompetentes como César Trelles y Alan García no se puede gastar en proyectos que el pueblo anhela: redes de agua, luz eléctrica, puestos de trabajo, en suma una vida digna.
Trelles y García hechan mano a lo más fácil: vender lo que no les pertenece. Subastar al mejor postor los bienes de todos los peruanos bajo el sambenito que no hay plata y que el Estado no tiene ni un cobre para invertir en infraestructura de Estado.
Trelles y García olvidan los multiples beneficios que entregó el puerto de Paita al Perú en las guerras que enfrentó la patria con los invasores del norte. ¿Y cómo le pagan estos apristas “vendepatria” a Paita? “Privaticen ya”, gritan los apristas, olvidando las enseñanza de ese gran peruano que fue Víctor Raúl Haya de la Torre, un hombre que durante su vida fue ejemplo de defensa del Perú y ahora sus discípulos lo traicionan en defensa del neoliberalismo, maldito sistema político-económico que durante casi 20 años mata de hambre a los más pobres y enriquece a los ricos.
Si Trelles dice que el Estado no tiene plata porqué no le pide a su patron Alan García que le cobre los mil millones de dólares que su gobierno no quiere cobrarle a las mineras que explotan las riquezas de todos los peruanos.
El Frente de Defensa de los Intereses del Puerto de Paita ha hecho bien en convocar al Referendum, porque se busca la opinión del pueblo paiteño sobre la venta de un símbolo de Paita: el terminal portuario.
¿Quién es Alan García para decidir la venta del puerto de Paita? ¿Con qué derecho el traidor César Trelles viene a Paita ha hablarnos de la venta del puerto? Estos dos señores han sido declarados personas no gratas en Paita.
El Estado tiene el deber de invertir los 128 millones de soles que necesita el puerto para su modernización. El Frente de Defensa de Paita tiene que unirse a los “altopiuranos” que reclaman los 75 millones de soles que el propio García le prometió a Trelles en julio del 2008 y que hasta ahora no se oye padre. La unión hace la fuerza. Dos luchas y una causa común: que el vende patria Alan García cumpla sus promesas y sienta el retumbar del pueblo.
De los apristas paiteños que estuvieron en la juramentación del Comité Provincial Aprista nos ocuparemos luego; pero qué pena nos dieron. Se ve que no tienen ese coraje y valor que tuvieron los hermanos paiteños Andrés y Victorio Cárcamo Lastra, que en 1821 tomaron por las armas (luego de reducir a los españoles) el bergantin “Sacramento” y lo entregaron a don José de San Martín, constituyendo el primer buque de lo que hoy es la Marina de Guerra del Perú. Aplaudieron a Trelles como perritos falderos; sin duda les falta leer historia de Paita.

¡¡¡VIVA LA LUCHA DEL PUERTO DE PAITA!!!

¡¡¡NO A LA VENTA DEL PUERTO DE PAITA!!!

¡¡¡SI A LA MODERNIZACION DEL PUERTO DE PAITA CON DINERO DEL ESTADO!!!

¡¡¡VIVA EL PARO PROVINCIAL CONTRA LA PRIVATIZACION DEL PUERTO DE PAITA!!!

¡¡¡VIVA LA LUCHA DE LOS PAITEÑOS Y ALTOPIURANOS!!!