Por: Heriberto Abad Coloma

heriberto048@hotmail.com

 

MI HOMENAJE DE ADMIRACIÓN A LA DRA. RUTH HURTADO ESPEJO, PAITEÑA ILUSTRE

 

Cuando los ex – San Franciscanos revisamos el pasado periodístico de la tierra madre, recordamos infinitamente aquel joven y lozano periódico llamado “Argos” ¿Lo recuerdas?

¡Claro que lo recuerdas! Era editado por el Colegio para recibir las expectativas de profesores y alumnos, convertidos en mensajes transparentes, que número a número, se fueron ubicando como un suceso de carácter cultural de gran impacto en el puerto.

         No percibí las causas de su desaparición, pero grabé los recuerdos de esa bella época y me hice la promesa de sumergirme en la historia griega, para comprender algún día ¿Por qué Argos?

         Argos se llamaba aquel sólido barco comandado por Jason, a quien acompañaban, Hércules, Castor, Polux y Orfeo, a estos héroes se les denominó argonautas. Ellos fueron en busca del vellocino de oro y para lograr su objetivo Jason se relacionó con la hija del Rey, la Maga Medea.

         Bien, la historia es larga y hermosa, pero solamente queremos llegar al conocimiento de la vinculación de Argos, con la gesta educativa del Colegio San Francisco. Abrigo la esperanza de que nuestra interpretación sobre un hermoso espacio histórico, se actualice y se retome por nuestra comunidad.

         Y aquí, es precisamente donde hacemos un alto, para señalar la inspiración de los editores del periódico, al vincular la tarea educativa del Colegio, con la misión legendaria del Argos y los Argonautas, en la contienda paiteña contra el monstruo de la ignorancia.

         La historia paiteña ha registrado que las primeras promociones de San Francisco hicieron camino al andar, se fueron en busca de la superación cultural, que más tarde coronarían con éxito, ingresando a las Universidades, para capturar el vellocino de la cultura y la profesionalización.

         Argos –dice la historia– era un barco sólido, como lo era el Colegio San Francisco de nuestra época, cuya fortaleza se apoyaba en una dirección eficaz, complementada con una calificada participación de excelentes profesores y de alumnos aprovechados, identificados con la bendición del patrono del puerto.

         Como todas las cosas en la vida, este hermoso recuerdo llega a su fin, pero quiero expresar una esperanza, para que el operativo histórico paiteño, continúe ejecutándose por siempre, a bordo del Argos San Franciscano, llevando consigo el mensaje del desarrollo de Paita, nuestra Tierra Madre.

¡Dios te Salve Oh Francisco Bendito!

¡El Señor nos ha dado tu amparo …….. y tu inspiración!

 

Paita, Setiembre 2008

Anuncios