Nota del Editor: La Dra. Diana Soto Arango tiene la gentileza de escribir una líneas sobre nuestra ilustre Manuelita Sáenz y pone en el tapete un tema siempre conflictivo: la casa de la heroína quiteña en Paita. Extraordinario aporte que aclara la verdad sobre la residencia de la ilustre vecina paiteña del siglo XIX. Mil gracias por sus palabras Dra Soto Arango. Le agradeceriamos que nos envie la foto que se tomó en 1922 de la vivienda. A continuación sus apreciaciones.(Marcelino Aparicio/Periodista de la Revista CARETAS)

…. 

Yo no soy de Paita, soy una admiradora colombiana de Manuelita. Pondero y valoro el diálogo alturado. Sólo los imbéciles y las bestias son incapaces de comportarse como personas y muestran las garras. Conozco al profesor Miguel Godos quien fue amigo personal de americanista doctor Luis Alberto Sánchez que con nuestro Germán Arciniegas fueron la conciencia de América y me consta que sobre el tema que apasiona a los denostadores fue ecuánime. Les refiero que tengo en mis manos un documento inestimable que adquirí gracias a Graciela Sánchez Cerro de la Biblioteca Nacional del Perú en Lima, el libro “Vida Romántica de Simón Bolívar MANUEL SAENZ LA LIBERTADORA DEL LIBERTADOR del ilustre americanista Evaristo San Cristobal, editado en 1958, cuando el profesor Godos cuya copiosa producción periodística abordo en mi tesis doctoral tenía un año de nacido.

Atribuirle como se pretende inexactitudes solo revela bajas pasiones e injusticias. En la página 46 del libro mencionado al tenor dice:  “la casa que habitó la heroína en Payta, aún se conserva aunque algo variada en su fisonomía peculiar. En 1922, el doctor Julio Villegas que en ese año desempeñaba el Consulado de Colombia en el Perú, recibió el encargo del Plenipotenciario de aquel país, doctor Fabio Lozano Torrijos, de tomar una fotografía de la histórica casa, la que dicho de paso está ubicada en una calle transversal con relación a la plaza principal y a la espalda de la Iglesia San Francisco, situada en la mencionada plaza, pero más próxima al Zanjón, lugar este que arranca del borde de unas lomas y termina en el mar, pues fue abierto para que discurrieran por su cauce las aguas en tiempo de lluvias.

Con manifiesta diligencia, el doctor Villegas, distinguido y probo magistrado que ejerció la representación del Ministerio Público por espacio de 17 años en las Cortes Superiores de los Tribunales y por 5 en la Suprema, inquirió por todo lo relacionado con la modesta residencia de Manuelita Sáenz en Paita. Pudo así el doctor Villegas saber que la propiedad del citado inmueble fue de doña Tomasa Agurto Vásquez, quien fue madre de las señoras Felixcar Vásquez Artadi, Ventura Vásquez de Pérez y Tomasa Vásquez de Rentería, todas ellas ya fallecidas y que han dejado descendencia, dedicada a las actividades comerciales y agrícolas, tanto de la capital como en el departamento de Piura”.

En reproducción fotográfica aparece la casa que habitó Manuelita Sáenz tal como se conservaba hasta 1922, la fotografía es parte de la colección del doctor Julio Villegas y es en efecto como he podido comprobar en visita realizada a Paita la casa es la que se consigna la placa. He buscado fotos más antiguas en archivos peruanos y encontré las de Henri Bruning que muestran el mencionado zanjón y como era su antiguo aspecto.

 

Dra. Diana Soto Arango

Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia.