agosto 2008


Por: Justo García Melendez

  

Hace poco tiempo leímos un documento oficial de la Comunidad Campesina San francisco  “¿de la Buena  Esperanza ? ” de Paita, en su membrete decía: “COMUNIDAD CAMPESINA SAN FRANCISCO DE LA BUENA ESPERANZA”

Fundado el 9 de mayo de 1544  y   “REACTIVADA”  el día 07 de junio  de l992, o sea que los herederos de estas tierras de San francisco de Paita, la reactivaron después de 348 años, ¿será cierto esto? Veamos quiénes fueron los indios que compraron estas tierras de San Francisco de Paita, en el año 1544, o sea  lo que ocurrió hace 464 años:

En la época española (1544) existían algunas comunidades campesinas como: SAN LUCAS DE COLAN, SAN FRANCISCO DE PAITA, SAN JUAN DE CATACAOS, SAN MARTIN DE SECHURA Y  SANTO DOMINGO DE OLMOS.

El quinto Virrey del Perú Don Fernando de Toledo fue facultado por el Rey Felipe II con la finalidad de organizar las tierras del norte del Perú.

Las Comunidades de Paita, Sechura, Catacaos, Santo Domingo, San Lucas de Colán presentaron una solicitud el día 9 de mayo de l544 (observen la fecha), ante el Virrey Blasco Núñez de Vela, solicitando se les ampare en posesión y propiedad en sus tierras que en forma conjunta desde antes habían poseído y que con posteridad la compraron pagando el precio en dinero a las encomiendas y tributos, acreditando esta propiedad con 1,184 recibos expedido por el ex gobernador Baca de Castro.

Esto demuestra que la fecha de fundación de la comunidad  campesina de Paita no fue esa fecha que se indica (9 de mayo de l544) porque en esa fecha ya estaba creada  la comunidad y la fecha que ponen como fundación es la fecha que solicitaron  la regularización de su propiedad en conjunto con otras comunidades.

Los indios de la comunidad Campesina  San Francisco de Paita, los verdaderos dueños de las tierras campesinas de Paita, porque ellos las pagaron, conjuntamente con las otras comunidades, pagaron a la real hacienda (o sea al Estado) la cantidad de 320 mil pesos por sus tierras.

Y en la audiencia del 9 de mayo de 1577,  a los indios paiteños, se les reconoció, la propiedad perpetua.

De esta historia surgen varias interrogantes:

 

¿Cómo se llamó verdaderamente la Comunidad Campesina de Paita y porque se le pone después  San Francisco de la Buena Esperanza?

¿Cómo se llamaron los miembros, o sea los indios de Paita, de la primera Junta directiva de la Comunidad Campesina San Francisco de Paita en 1544?

¿Cuál es la relación de los nombres y apellidos  de los indios de Paita ,afiliados a la Comunidad  campesina San Francisco  en el año 1544?

¿Las tierras de los Indios de la comunidad San Francisco de Paita, fueron otorgadas en propiedad perpetua, lo que significa que sus herederos directos son sus familiares  y no otros la pregunta es quiénes fueron sus familiares directos?

¿Cuál es la relación hereditaria que existe entre los primeros indios  dueños de la comunidad San Francisco de Paita, con los actuales socios y directivos de la actual comunidad San Francisco de Paita?

¿De que manera salieron herederos para reactivar la Comunidad campesina? ¿Son los apellidos de los antiguos indios iguales o parecidos a los actuales dueños de la comunidad?

 

 

Por: Marcelino Aparicio

 

A la luz de los últimos acontecimientos políticos, pareciera que Fabiola Morales se ha convertido en un personaje más del libro “Historia Universal de la Infamia”, del escritor argentino Jorge Luis Borges. Veamos porqué.

En el verano del 2001, la vida esta “madre de la patria” dio un vuelco de 180° cuando Rafael Rey se la presentó a Lourdes Flores Nano, quien le tomó un cariño especial sin saber que los años le deparaban ingratas sorpresas y felonías a raudales.

Con 11 mil votos accedió al parlamento y en su primera incursión fue vocera de Unidad Nacional y presidenta de las comisiones de Medio Ambiente y Etica.

En el 2004, en una entrevista concedida a “El Peruano” cantinfleó: “Quiero demostrar que cuando uno ingresa a  política puede seguir siendo humilde, con valores, principios y  no se debe servirse de la política”.

Para el 2005, un escándalo le estalló en la cara cuando el comerciante Luis Alberto Sernaqué denunció haber pagado 15 mil soles a Lisbeth Seminario, asistente de la congresista para asegurarse un cupo en la lista de aspirantes al congreso. Del chanchullo salió bien librada, aunque el caso sigue en la vía judicial.

Pese a todo en las elecciones del 2006 tuvo el respaldo de Lourdes Flores y fue reelecta con 13 mil votos, dejando en el camino a Miguel Cueva, que a boca de urna fue anunciado como parlamentario electo, pero después del escrutinio mil 800 votos procedentes de Ayabaca y Huancabamba voltearon el pastel y le dieron el triunfo a Morales.

En aquellos años, mientras la lideresa pepecista  peleaba voto a voto con Alan García por pasar a segunda vuelta, Fabiola Morales sacó la chaveta: “Lourdes Flores ya fue, el candidato presidencial del 2011 debe ser Luis Castañeda”.

Al iniciar su segundo periodo parlamentario saltó a las primeras páginas de los diarios cuando cobró S/. 16,300 por gastos de instalación, pese a que era congresista reelecta y vivía en Lima desde el 2001. “Cobré porque es un derecho”, aseveró sin que le temblara la voz. Al final, ante el vendaval de críticas, devolvió el dinero con el dolor de su bolsillo.

Por esa época, sus relaciones con Lourdes Flores ya se habían deteriorado, de modo que no sorprendió verla al lado de la aprista Mercedes Cabanillas, como vicepresidenta del Legislativo. En las justas municipales del 2006 lució un nuevo traje: escudera de Luis Castañeda y terminó de clavar las últimas estacas en el corazón de sus antiguos cófrades.

Para julio del 2008 se lanza como candidata a presidir el congreso, descolocando a más de uno. Pero la nieta-sobrina de Luciano Castillo Colona lo tenía todo planeado y al final se aupó como vicepresidenta en alianza con el aprismo.

Sin duda estamos ante un saltimbanqui de la política criolla que en los siete años que lleva en la vida pública solo ha demostrado lealtad con sus gordas billeteras.

Nota del Editor: La Dra. Diana Soto Arango tiene la gentileza de escribir una líneas sobre nuestra ilustre Manuelita Sáenz y pone en el tapete un tema siempre conflictivo: la casa de la heroína quiteña en Paita. Extraordinario aporte que aclara la verdad sobre la residencia de la ilustre vecina paiteña del siglo XIX. Mil gracias por sus palabras Dra Soto Arango. Le agradeceriamos que nos envie la foto que se tomó en 1922 de la vivienda. A continuación sus apreciaciones.(Marcelino Aparicio/Periodista de la Revista CARETAS)

…. 

Yo no soy de Paita, soy una admiradora colombiana de Manuelita. Pondero y valoro el diálogo alturado. Sólo los imbéciles y las bestias son incapaces de comportarse como personas y muestran las garras. Conozco al profesor Miguel Godos quien fue amigo personal de americanista doctor Luis Alberto Sánchez que con nuestro Germán Arciniegas fueron la conciencia de América y me consta que sobre el tema que apasiona a los denostadores fue ecuánime. Les refiero que tengo en mis manos un documento inestimable que adquirí gracias a Graciela Sánchez Cerro de la Biblioteca Nacional del Perú en Lima, el libro “Vida Romántica de Simón Bolívar MANUEL SAENZ LA LIBERTADORA DEL LIBERTADOR del ilustre americanista Evaristo San Cristobal, editado en 1958, cuando el profesor Godos cuya copiosa producción periodística abordo en mi tesis doctoral tenía un año de nacido.

Atribuirle como se pretende inexactitudes solo revela bajas pasiones e injusticias. En la página 46 del libro mencionado al tenor dice:  “la casa que habitó la heroína en Payta, aún se conserva aunque algo variada en su fisonomía peculiar. En 1922, el doctor Julio Villegas que en ese año desempeñaba el Consulado de Colombia en el Perú, recibió el encargo del Plenipotenciario de aquel país, doctor Fabio Lozano Torrijos, de tomar una fotografía de la histórica casa, la que dicho de paso está ubicada en una calle transversal con relación a la plaza principal y a la espalda de la Iglesia San Francisco, situada en la mencionada plaza, pero más próxima al Zanjón, lugar este que arranca del borde de unas lomas y termina en el mar, pues fue abierto para que discurrieran por su cauce las aguas en tiempo de lluvias.

Con manifiesta diligencia, el doctor Villegas, distinguido y probo magistrado que ejerció la representación del Ministerio Público por espacio de 17 años en las Cortes Superiores de los Tribunales y por 5 en la Suprema, inquirió por todo lo relacionado con la modesta residencia de Manuelita Sáenz en Paita. Pudo así el doctor Villegas saber que la propiedad del citado inmueble fue de doña Tomasa Agurto Vásquez, quien fue madre de las señoras Felixcar Vásquez Artadi, Ventura Vásquez de Pérez y Tomasa Vásquez de Rentería, todas ellas ya fallecidas y que han dejado descendencia, dedicada a las actividades comerciales y agrícolas, tanto de la capital como en el departamento de Piura”.

En reproducción fotográfica aparece la casa que habitó Manuelita Sáenz tal como se conservaba hasta 1922, la fotografía es parte de la colección del doctor Julio Villegas y es en efecto como he podido comprobar en visita realizada a Paita la casa es la que se consigna la placa. He buscado fotos más antiguas en archivos peruanos y encontré las de Henri Bruning que muestran el mencionado zanjón y como era su antiguo aspecto.

 

Dra. Diana Soto Arango

Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia.

 

Alan, el presidente de los ricos

 

Por Marcelino Aparicio

 

Lourdes Flores Nano ironizó con picardía: “(Alan García)… es el presidente de los ricos”. Enseguida, el premier Jorge del Castillo y la grey aprista pegaron el grito al cielo. Pero, si revisamos los últimos sondeos de la Universidad de Lima, no habría nada nuevo bajo el sol, de modo que no se justificaría la grita oficialista.

Por ejemplo, el 64.4% de los consultados en Lima y Callao considera que el régimen favorece a las clases altas. Actualmente la desaprobación presidencial bordea el 65%, pero en el siempre levantisco sur (Arequipa, Ayacucho, Cusco, Puno y Moquegua) se acerca al error estadístico. 

Cuando le preguntan al ciudadano de a pie qué nota (de cero a veinte) le pondría a García en sus dos primeros años de gobierno, el 40% lo jalaría con una cifra que va de cero a diez.  

En otra encuesta del Instituto de Opinión de Universidad Católica, el 73% sostiene que AGP gobierna para las grandes empresas, especialmente las mineras transnacionales a las que no le niega a  cobrarles impuestos a las sobreganancias, casi US$ 1,500 millones en lo que va de su gobierno.  

El 60% de ciudadanos de los sectores C y E, es decir los más pobres, piden que el Estado tenga un rol más activo en la economía, y no como sucede actualmente que todo se deja al sacrosanto libre mercado, mientras las amas de casa lloran a viva lágrima porque el sueldo del esposo ya no alcanza ni para un cuartito de pollo.

Estos números no hacen sino confirmar lo que la mayoría ciudadana siente y expresa en calles y plazas: que el segundo alanismo es sobradamente antipopular.

Los peruanos más humildes siguen esperando que AGP cumpla la promesa electoral de modernizar el Estado para que el pregonado -y muy evidente- crecimiento económico no se concentre en grupúsculos de poder, a expensas de las grandes mayorías nacionales, a las que la mentada bonanza económica sólo les llega envuelta en lindas frasecitas: “El Perú crece a 9% anual, 18.5 millones de personas usan celulares, etc”.

El jefe de Estado pareciera ensimismado en su cripta de cristal, preocupado en desarrollar el modelo económico neoliberal (pronto a cumplir 20 largos años de robusta vigencia: Fujimori-Toledo-Alan), mientras la gente espera con impaciencia su parte de la torta.

Sobre las palabras de la lideresa de Unidad Nacional, o lo que queda de esa escuálida alianza electoral, Del Castillo satirizó: “Quizá su última cercanía con el humalismo hace que tenga ese tipo de ideas”. Mauricio Mulder, secretario general del PAP espetó: “Está bien para ser rectora de una universidad, pero para la política ya fue”, mientras el ministro Rafael Rey, otrora recalcitrante antialanista, apuntó: “Es una expresión desafortunada y le hace daño a la propia Lourdes Flores”.

Los apristas, que ya llevan más de 80 años en los menesteres criollos de la política y algo deben haber aprendido, saben perfectamente que la  pepecista llora por la herida. No se podría esperar otra reacción ya que en plena campaña del 2006, la popular “Lulú” fue acuchillada por la plana mayor aprista con el motecillo: “es la candidata de los ricos”.

Ahora, la dama del PPC devuelve la moneda y los dirigentes apristas, ensoberbecidos en la miel del poder, no encajan el golpe bajo y refunfuñan a rabiar. Deberían aprender a ser tolerantes, ya que Flores Nano (desde la misma orilla de la ultraderecha) ha gritado una verdad monda y lironda, aunque con ello ofenda la vívida memoria de Luis Negreiros Vega, Manuel Arévalo, Manuel “Búfalo” Barreto y Carlos García Ronceros, inmaculados apristas, revolucionarios y antiimperialistas, que jamás claudicaron a la sensualidad del poder.