Un grupo de amigos de Trujillo que llegó de visita a Paita me hizo notar la pésima impresión que causan los carteles de cerveza instalados en el ingreso a la ciudad, más aún si nuestra localidad h asido declarada “ciudad educadora”. La pregunta es: ¿educadora de qué? Por el gran cartel suponemos que se trata de educar a la gente a beber cerveza, mucha cerveza. Qué pena. Esos carteles son una apología al alcoholismo, que nos presenta a los paiteños como amigos de la cerveza, con el respeto que se merece quienes gustan aplacar la sed con un buen vaso de cerveza. Creemos que se debe retirar ese cartel en el acto por el bien de Paita y su carácter turístico que se le quiere dar. Las autoridades porteñas tienen la palabra. (José del Carmen Panta)