Estimado Marcelino Aparicio:

Como paiteño y a pesar de estar lejos en forma ocasional me doy a la tarea de buscar información reciente en la red sobre Paita, afortunadamente encuentro algunos blogs como el tuyo que se dedican a tratar temas siempre de interés, no siempre los mejores por su naturaleza polémica pero siempre de interés, en una cosa si debo coincidir contigo y es que la frustración del paiteño solo se ve superada por la apatía y el desinterés de quienes teniendo la capacidad  de crear cambios se abstienen de hacerlos, como dirían los americanos “the movers and the shakers” se muestran impávidos ante el atraco que hacen muchos piuranos de las riquezas que se generan en Paita, en una oportunidad comentaba con un conocido que a estos se les debería cobrar un impuesto o en su defecto hacerles un rebajo de sus salarios, pues los muy espabilados vienen cada mañana, trabajan aquí, reciben su sueldo y se lo gastan en Piura, pagan impuestos en Piura y nada de nada le queda a Paita, ni siquiera de las riquezas que se generan en su seno. Si Grau se levantara de su tumba, el pobre se moriría del dolor de ver a Paita diezmada, por el abandono, los corruptos, los vividores y aprovechados, por la descarada e insultante falta de visión, la desidia, la apatía y el abandono absoluto de los mas mínimos valores que se requieren para hacer surgir un pueblo, ni siquiera la dignidad se salva. Cual ha sido nuestro pecado? siempre me hago esta pregunta, sin duda que buscar la respuesta puede ir a un asunto profundo de idionsicracia, de formación del hombre porteño, de educación, hemos cedido la excelencia ante la mediocridad de lo burdo y pasajero, es así que ni siquiera tenemos la suficiente capacidad de elegir con sapiencia a nuestros propios gobernantes, entonces ¿merece o vale la pena continuar en un medio social que desde el nacimiento te condena a la mediocridad? es algo que debe llamarnos a la reflexión. Lo que mas siento que adolece nuestra tierra es la falta de lideres genuinos, más allá de políticos locales arribistas , por demás decir calculadores y oportunistas. Tengo entre mis posesiones una hermosa foto de la luna, si de nuestra y única luna la de Paita y me solazo recordando tiempos mejores, pero a la vez no deja de producirme dolor el saber el sino desgraciado de mi pueblo natal.Un abrazo a la distancia

Calidro Morello