Empresas chilenas manejan 10% de todo el comercio en Perú  Con Cencosud en el país vecino, las firmas nacionales operan en tiendas fuera de Chile una superficie total de 525 kilómetros cuadrados, esto es 9 veces Manhattan. Las empresas chilenas  de retail no quieren desaprovechar el auspicioso panorama económico que enfrenta Perú. Con un consumo que crece a un ritmo de entre 7 y 8% y con baja penetración en los mercados de multitiendas y supermercados, el potencial para compañías como Cencosud, Falabella y Ripley es alto. Y los planes en Perú de éstas y otras compañías -como Forus y Casa&Ideas- son millonarios. Sólo Cencosud, que anunció recientemente su entrada al vecino país, invirtió US$ 500 millones para adquirir la cadena de supermercados Wong a la familia del mismo nombre, que ingresará siendo parte de la operación como el tercer mayor accionista de Cencosud. Las compañías de capitales chilenos registrarán en 2007 ventas por unos US$ 2.100 millones en el país vecino. La cifra representa nada menos que 10,5% de todo lo que mueve el mercado de la venta de productos de consumo masivo en Perú, que se empina por sobre los US$ 20 mil millones. Y es el 1,95% del PIB, que este año alcanzará unos US$ 107 mil millones. Y si la presencia chilena en Perú es intensa, a nivel latinoamericano no es menor. Tras el arribo de Cencosud a Perú, las firmas nacionales manejan tiendas con una superficie total de 525 kilómetros cuadrados, equivalentes a… nueve veces Manhattan. Son nada menos que 1.254 locales los que se reparten en México, Brasil, Colombia, Argentina y Perú. En este país cayó la ficha más reciente. Wong, comprada por Cencosud, es la cadena líder en el mercado supermercadista peruano con un 60% de participación, con marcas como Wong y Metro. En 2007 estima ventas por unos US$ 900 millones. Las otras cadenas relevantes en el rubro son Tottus (del grupo Falabella, con un 13% del mercado) y Supermercados Peruanos (27%). Esta última compañía fue vendida en 1998 por el chileno Eduardo Elberg a la holandesa Royal Ahold. En 2003, el grupo local Interbank se transformó en su nuevo dueño. “No hay más cadenas. En Perú, a diferencia de Chile o cualquier país de Sudamérica, el supermercadismo bordea el 30% (de penetración) en la capital y en provincia casi no existe”, dijo Fernando Chiappe, socio de la consultora peruana Métrica. “En los 70 sí había una cobertura grande, pero el país entró en una crisis económica muy profunda y se fue toda la inversión”, dijo. Y en el caso de las multitiendas, Perú es aún menos desarrollado. Tanto así que han sido las chilenas Ripley y Falabella las que lo han hecho despegar. De hecho, las compañías se reparten la torta, con un 47% la compañía ligada a la familia Calderón y 53% la de los Solari, Del Río y Cuneo.