Hola Marcelino: 

Es un gusto grande poder, saludarte y enviarte algunos aspectos sobre la vida de uno de nuestros más grandes héroes de nuestra historia. El Gran Almirante Miguel Grau es el personaje ejemplar de nuestra querida provincia de Paita, por eso me emociona cada vez que leo algo sobre el gran Almirante, un hombre lleno de virtudes, que estuvo íntimamente vinculado a Paita. Padre ejemplar, te invito a que leas la carta que envió a su esposa pidiéndole el cuidado de sus hijos en plena guerra, es un hombre extraordinario. Los paiteños tenemos la responsabilidad moral de darle a nuestra provincia el valor que se merece en el rol que le tocó desempeñar en la formación inicial de nuestro Hombre del Milenio. Analiza lo que te he enviado, consúltalo con historiadores; yo no soy historiador, ni periodista, soy un bibliotecólogo paiteño que quiere mucho a su tierra y respeta en todos los sentidos a nuestro epónimo héroe.  ¡VIVA GRAU! ¡VIVA PAITA! Hasta pronto amigo. 

JIMMY ABAD COLOMA //JEFE DE EDUCACION, CULTURA DEPORTE Y RECREACION. 

Grau, fue  paiteño  //// En Paita existe la firme creencia de que Grau nació en ese puerto. Las razones que sirven de apoyo a este supuesto son varias. Ante todo y para poner en tela de juicio el principal argumento que dice que Grau nació en la ciudad de Piura, se expresa que una Partida de Bautizo solo asegura el lugar donde se bautizó el niño, pero no el sitio de nacimiento y que por otra parte, en el caso específico de Grau, su partida no merece mucha credibilidad, porque ni siquiera da su filiación correcta.  El Mayor en retiro Abraham Gonzáles Espinosa, periodista profesional e historiador paiteño, en “Historia de Paita” asegura enfáticamente que Grau nació en Paita  en casa del Dr. Alexander  Diamont Newel.  Hasta 1933, circuló una Historia del Perú (República) cuya autora fue la notable historiadora y educadora, doña Teresa Gonzáles de Fanning, esposa del Capitán de Navío don Juan Fanning,  compañero y amigo de Grau. En dicha obra se aseguraba que Grau había nacido en Paita. Don Juan Fanning, al mando del Batallón de la Marina, murió heroicamente en la Batalla de Miraflores. La historiadora y periodista Ruth Lozada, en la Revista Caretas Nª 807 del 9 de Julio de 1984 publica una bien documentada biografía del Almirante Miguel Grau y al referirse a su labor parlamentaria, dice: “Pero no por ello deja de intervenir en otros temas como cuando pide la reconsideración del proyecto de reparación de las lagunas de Empeña o cuando defiende la categoría de provincia de su Paita Natal.” En 1878 fue presentado un proyecto, para volver hacer de Paita un distrito de la Provincia de Piura. En la Sesión del 2 de Octubre de 1878, intervino Grau, manifestando: “No sólo como representante de la Provincia de Paita, sino como hijo de ella, creo es mi deber, hacer uso de la palabra para defender su existencia. Creo que no es necesario alegar más razones de las que ha aducido la Comisión de Demarcación  de esta Cámara, para combatir la idea  de hacer de Paita, nuevamente un distrito de Piura. Sin embargo, manifestaré ligeramente  que la Provincia de Paita por su condición de puerto mayor y por ser el primero de la ruta norte de la República, debe continuar en la categoría de provincia, en la que cuenta  con más de 18 años de existencia y necesita indispensablemente de una autoridad superior que pueda atender con oportunidad y acierto las variadas exigencias del servicio.”  En cuanto a los que intervinieron en el parto de doña Luisa, se encontraba el Dr. Newel, el cual en 1834 vivía en Paita y siguió viviendo allí hasta cuando menos 1840, fecha en la que  estudiaban en  la Escuela Náutica de Paita los dos hijos de Newel. Este había nacido en el puerto de Belfast (Irlanda),  emigró a Estados Unidos y se tituló de médico en ese lugar, viniendo luego al Perú. Su esposa era hija del notable marino paiteño don Juan Noel, que murió heroicamente cuando mandaba la fragata de guerra “Mercedes” frente a Casma. El otro personaje importante en el nacimiento de Grau fue la comadrona Tadea Castillo de Orejuela, más conocida como “La morito”. Estaba casada con José María Orejuela, era paiteña y siempre vivió en el puerto. Su hija Paula Orejuela Castillo, a la que también decían “La Morito”, fue ahijada de Manuelita Sáenz. Luego en el bautizo, aparece un tercer personaje importante: el padrino, que era nada menos que don Manuel Ansoategui, Administrador de la Aduana de Paita. Quedaría de todas maneras, un interrogante ¿Porqué, si Grau nació en Paita se fue a bautizar a Piura?.- Los paiteños  dicen: Doña Luisa Seminario y don Juan Manuel Grau tuvieron cuatro hijos de los cuales Miguel María fue el tercero. En 1834, que fue el año en que nació Grau, don Juan Manuel vivía en Piura en la Calle Los Angeles, ahora el Jr. Junín con sus dos primeros hijos Enrique y María Dolores, mientras que su madre vivía en la calle Tacna con sus hermana, hermanos y sus hijos los niños Díaz Seminario. Cuando se presentó el nuevo embarazo de doña Luisa, ella y don Juan Manuel buscaron de sustraerse a la malsana curiosidad de las gentes y eligieron al apacible puerto de Paita, como lugar para el alumbramiento y allí recibió doña Luisa, la atención del Dr. Newel y de la comadrona “La Morito”. De haberse producido el alumbramiento en Piura, hubieran utilizado los servicios de un médico piurano y de una comadrona también piurana. Ocurrió, sin embargo, que en el puerto estalló una epidemia de sarampión que atacó al recién nacido. En esos momentos de angustia,  los padres decidieron viajar a Piura con el niño por dos razones: una era la búsqueda de atención médica más especializada  y la otra estar cerca de su familia y en su casa. En el viaje los acompañaría el Administrador de la Aduana de Paita don Manuel Ansoategui, que luego fue padrino de Miguel María. La madrina fue doña Rafaela Angeldonis, vecina de Juan Manuel, persona de toda su confianza y a la que habría dejado recomendados  sus hijos  Enrique y María Dolores, cuando dejó momentáneamente Piura y viajó a Paita El periodista e historiador Alejandro Tudela Chopitea, hijo del piurano  Alejandro Tudela Garland y de Rosa Chopitea, decía el 15 de Junio de 1984 en el diario “El Comercio” de Lima, que teniendo Grau un mes de nacido, es atacado por sarampión, siendo atendido por Tadea Orejuela, con remedios caseros y luego por el Dr. Newel. También el escritor Ricardo Vegas García, en la revista “Fanal”  Nº 32 de 1952 en el artículo “Nace un héroe”, hace una teatralización del nacimiento de Grau en la calle Tacna, haciendo aparecer a Juan Manuel en ese lugar, paseándose nervioso, ante el inminente parto de doña Luisa, asegurando también que era asistida por el Dr. Newel y Tadea  Orejuela “La Morito”, es decir dos personajes radicados en Paita. Para principiar, diremos que Juan Manuel no tenía entrada en la casa de la calle Tacna.Otra cosa que para los paiteños contribuye a corroborar  que Grau nació en Paita es que fueron los paiteños los que ofrecieron la diputación a Grau ¿Por qué?. Grau pudo ser diputado por la provincia de Piura, por cuanto era importante miembro del poderoso Partido Civil, que luego respaldó su candidatura, pero aceptó Paita y los paiteños votaron masivamente por él, es decir, por el paisano. Desde el 30 de marzo de 1861 Piura era departamento y estaba integrado por las provincias del Cercado, Paita y Ayabaca (con capital Huancabamba). Antes y desde el 30 de enero de 1837, Piura era Provincia Litoral autónoma, desligada ya del Departamento de Trujillo. Si bien es cierto que Grau manifiesta ser originario de Piura en algunos documentos oficiales, como en su foja de servicios suscrita en 1873, o en su partida de matrimonio; eso no llama mayormente la atención, porque es el caso de  muchos personajes principales nacidos en Huancabamba, Paita, Sullana, etc que aparecen como originarios de Piura, es decir del Departamento. Otro argumento más a favor de la tesis Grau paiteño, es su intima amistad con el Capitán de Fragata Ezequiel Gonzáles Otoya, paiteño, al que trataba de paisano y llegó a ser segundo comandante del “Huáscar”  y no estuvo en Angamos, porque el gobierno le dio en Agosto de 1879 otra colocación.

Otra cosa que es indiscutible, es que Grau guardó siempre un grato recuerdo y un intenso cariño por Paita.