septiembre 2007


 

Por: Marcelino Aparicio J. (*) 

El cinismo del sátrapa Alberto Fujimori y sus áulicos no tiene límites. “La extradición me permitirá estar más cerca de mi pueblo”, dijo el ex candidato al senado japonés, horas antes de ser extraditado a Lima. Días después, su hija Keiko lanzó esta bravata:  “Quieren matar a mi padre. Que le den mandato de comparecencia”, mientras una turba de fujimoristas recalcitrantes atacaba el monumento a las víctimas de la violencia política que asoló nuestro país entre los años 80 y parte de los 90.Fujimori y sus ayayeros parecen olvidar los crímenes de Barrios Altos, La Cantuta, el asesinato del periodista Pedro Yauri, las muertes a manos del grupo Colina de la familia Ventocilla de Huacho, los asesinatos de estudiantes de la Universidad Nacional de Centro, las matanzas del Santa, las millonarias coimas en la compra de armamento en pleno conflicto con Ecuador, las abultadas cuentas bancarias de los “generalotes” Víctor Malca, Nicolás de Bari Hermoza, etc. En suma, la pus que casi aniquila a un paciente comatoso llamado Perú.En la actualidad, la estrategia de las turbas fujimoristas es la siguiente: tratar de victimizar al súbdito japonés para provocar la conmiseración de algunos ingenuos peruanos.   “Pobrecito, el chinito”, parecen decir al unísono los seguidores del presidiario, que hoy gime y llora como una Magdalena, pero ayer expoliaba sin piedad las arcas fiscales.Sino que Keiko (y también Sachi, Hiro y Kenky) diga de dónde salieron los 100 mil dólares anuales que Montesinos -por orden de Fujimori, claro está- pagaba a la Universidad de Bostón, EE.UU, donde curso estudios de no sabemos qué cosa y donde conoció a un tal Mark Vito, que hoy funge de consorte-semental cuyo vano oficio consiste en darle besitos en público.Cómo queda la alianza apro-fujimorista en medio de estas pujas de poder. Mauricio Mulder, el secretario general aprista, lanzó el primer dardo: “El fujimorismo nos quiere chantajear”. Enseguida, Santiago Fujimori respondió y pidió “trato preferencial” para su hermano “por tratarse de un ex presidente”. Alan García, que durante las primeras 48 horas guardó angustiante silencio, salió con el machete en alto. “No nos vamos a ensañar con el enemigo político caído en desgracia”, disparó el jefe de Estado y  provocó la airada respuesta del bloque parlamentario fujimorista, que en manada llegó a la base policial del Fundo Barbadillo, Vitarte, donde permanece detenido el otrora mandatario que renunció por fax desde la tierra de sus ancestros. ¿Se trata de juegos artificiales o es que en verdad la alianza apro-fujimorista se ha ido a pique? Sólo el tiempo lo dirá. Mientras, hay que permanecer firmes ante el embate de las huestes fujimontesinistas. Nos quieren atarantar. Creen que el calendario se ha detenido y alucinan que su líder sigue manejando el Perú como si fuera su chacra. ¡Que alguien les de un pellizco para que despierten de sus sueños de opio! 

  

Anuncios

 

Por: Marcelino Aparicio J. (*) 

Una vez más, el presidente Alan García le hecha gasolina a la siempre volátil escena política nacional. Flaco favor le hace a los que creemos vehementemente que las riquezas mineras se deben  explotar en beneficio de las ocho provincias piuranas. No bastó con llamar “agitadores comunistas” a los que se oponen a la minería; sino que fue más allá y lanzó un furibundo ataque a la Iglesia, una de las pocas instituciones respetadas del país.  “¿Qué hace la Iglesia jugando a la política? Con ellos tenemos un concordato, y así como no me gusta que el gobierno venezolano o argentino intervenga en la política de nuestro país, tampoco es bueno que lo haga el Estado Vaticano. Si pretenden luchar por la revolución lo deben hacer en sus ciudades natales y no en el Perú”, dijo el jefe de Estado en iracundo tono.Quizá García nunca reconozca de que sus desafortunadas frases solo sirvieron de argumentos a los ambientalistas foráneos, que saltaron en un pie porque provocaron al jefe de Estado y éste piso el palito cándidamente. García es el mascarón de proa de los grandes empresarios mineros que se quieren llevar nuestras riquezas a cambio de migajas”, respondieron al unísono los fundamentalistas del medio ambiente. Lo único que García consiguió fue encender la pradera. Pero el carnaval de desaciertos y  metidas de patas no fue exclusividad del mandatario, sino que en este macabro juego entre “mineros” y “antimineros” también entró a tallar el premier Jorge Del Castillo.El ex alcalde de Lima (¿Hugo Chávez a la peruana?) lanzó duros epítetos a Cutivalú, una emisora muy popular que si bien está en la otra orilla de los que exigimos la urgente extracción de las riquezas mineras, siempre respeta y practica el libre juego democrático. Solidaridad con los colegas de Cutivalú y radio Orión de Pisco. Días antes de la consulta antiminera, en Palacio de Gobierno se desarrolló una reunión de emergencia para analizar el tormentoso clima social en la serranía ayabaco-huancabambina. Ante la incapacidad de los apristas piuranos para controlar la hoguera, a García no le quedó otra alternativa que confiar en Del Castillo; previo jalón de orejas a la dirigencia aprista que en los últimos años se  rascó la panza, mientras las ONG’s envenenaban a su libre albedrío al campesinado. “El elefante se les pasó entre las piernas a los compañeros piuranos”, se escuchó decir irónicamente tras la reunión palaciega. ¡Y vaya si tenían razón! Una vez más, la dirigencia de la estrella que dirige (sin pena, ni gloria) los destinos de Piura desde hace más de una década demuestra total carencia de muñeca política para encaminarnos hacia el desarrollo social y económico que tanto anhelamos. Horas antes de la consulta y después del “café cargado” de Del Castillo; Trelles Lara, Vitonera y sus áulicos intentaron reivindicarse montando un triste “show mediático” pero la gente, ¡que es tan cruel y despiadada!, ya los tiene registrado en la lista negra de los ineptos.

ESTIMADO AMIGO: MARCELINO APARICIO  RECIBA EL SALUDO  DE SU AMIGA MARY GODOS  Y LA ASOCIACION DE ARTISTAS PAITA. QUISIERA QUE POR FAVOR NOS PUBLIQUES LA SIGUIENTE INVITACION A LA COLECTIVIDAD.

 

ASUNTO:        INVITACION DE  HONOR

De mi mayor consideración:

Por medio de la presente es sumamente grato dirigirme a Ud para saludarle y a  la  vez invitarlo a participar en la Muestra XXIII.

Denominada:        “…ARTE Y FE SOBRE LA LUNA”  2007

Dias             :          22    al   28 de setiembre

Local           :           Ex-Aduana de paita

La inauguración de la misma se llevara a cabo el día 22 de setiembre a las 8:00p.m y será expuesta al público en general con motivo de celebrarse la festividad de ¨”Nuestra Santísima Virgen de la Merced”.

Esperando vernos honrados con su presencia, me suscribo de usted.

                                                                        

                                                               Atentamente,

                                                             MARY GODOS CURAY

                                                            

                                                              PRESIDENTA DE LA ASAP

         

P.D:

AMIGO MARCELINO APARICIO ENVIO SALUDOS A LA COLONIA DE PAITEÑOS Y NOS GUSTARIA VERNOS HONRADOS CON SU PRESENCIA

 

ESTIMADA MARY:

MIL GRACIAS POR TU INVITACION. ¡¡CUANTO DARIAMOS POR ESTAR EN NUESTRA QUERIDA PROVINCIA DE PAITA!! HAREMOS TODO LO POSIBLE POR ESTAR CON USTEDES EN ESA MAGNA FECHA. POR LO DEMAS SABEN QUE SIEMPRE CUENTAN CON NUESTRO APOYO MORAL. SALUDO EL VALIOSO APORTE DE LOS ARTISTAS PAITEÑOS PARA MANTENER LA CULTURA VIVA EN EL PUERTO. SIGAN ADELANTE Y NO DESMAYEN. EL POETA DECIA: “EL CAMINO DE EXITO ESTAR REGADO DE MIL OBSTACULOS; TIENES QUE SUPERARLOS SI QUIERES LLEGAR A LA META” (MARCELINO APARICIO)

 

 

Por: Marcelino Aparicio J. (*) 

Para la fauna política regional, la minería es una papa caliente, un “piajeno” desbocado que nadie quiere domar. Todos temen perder su “coto de caza electoral”. Por ello guardan cómplice y vergonzante silencio. Morales Castillo, que en el 2011 termina sin pena ni gloria su ciclo como congresista tras 10 años en el parlamento, sueña con ser “senadora” por Piura, previa reforma constitucional que ya se cocina en el Legislativo.Peralta Cruz, que sigue la misma senda de su colega de Unidad Nacional, no oculta sus escarceos en busca del sillón que hoy ocupa Trelles Lara, el timorato presidente regional que gobierna a la velocidad de una tortuga.Carrasco Távara, el sempiterno político ejercitado en ordeñar las ubres del Estado, también intentará -¡como no!- un nuevo periodo congresal, a pedido de la plebe, por supuesto. Espinoza Cruz y Venegas Mello, representantes ambas del “nacional- socialismo”, perdón nacionalismo aggiornado”, (¿o debiéramos decir nacionalistas “chicha”?) tampoco quieren “hacerse paltas” con los miles de votos de la serranía piurana y también permanecen calladas. Incluso Espinoza se ubicó en las antípodas y contra todo pronóstico encabezó una marcha antiminera, para ganarse alguito. Sabe perfectamente lo que significa el desarrollo; pero antepone sus gollerías personales al beneficio de las grandes mayorías regionales.   Con Guevara Trelles no pasa nada, después de que Alan García lo mandara a pasar callejón oscuro por reclamar la reactivación del Ministerio de Pesquería, una de las ofertas electorales del APRA en la pasada campaña presidencial. Olvida el “sobrinísimo” que en el Apra ya nadie se acuerda de las promesas del verano del 2006, ahora solo buscan ubicarse en un puestito ministerial al grito estentóreo de: “¡Chapa lo que puedas, hermanito!”, mientras en la Casa de Pizarro, García y sus amigotes de la ultra derecha se reparten la torta estatal.Pero eso no solo pasa con los políticos a sueldo; lo mismo sucede con los que ivernan en sus hediondos potreros a la espera de la próxima campaña electoral. Como vemos, nadie le pone el cascabel al gato; todos cierran la boca en defensa de sus guetos electorales. Prima la componenda ruin y mezquina en contra del interés de los pobres. Un estadista debe asumir su responsabilidad y enfrentar hidalgamente a los aventureros que se oponen al desarrollo. Lamentablemente en nuestras tierras sólo abundan los oportunistas de siempre, los coimeros de saco y corbata que a cambio de mantener sus prebendas son capaces de venderle el infierno a mismísimo Satanás. ¡Qué pena!  

(*) mapari22@hotmail.com

  

  

Por: Marcelino Aparicio J. (*) 

Me llega una información preocupante sobre la minería en la región Piura: un poderoso lobby internacional estaría hilando fino para evitar que nuestras riquezas mineras sean explotadas en beneficio del millón 700 mil habitantes que residen en la cálida tierra de Miguel Grau. Confieso que la noticia me saca del cuadro, pero tiene argumentos que vale la pena dilucidar. ¿A quién beneficia que las miles de toneladas de cobre, zinc, plata y oro se mantengan bajo tierra en Ayabaca, Huancabamba y Tambogrande? La respuesta es contundente: a los grandes consorcios que operan en Chile, Indonesia, USA, Australia y Rusia. Indudablemente, estas transnacionales no quieren competencia, mucho menos de un país emergente como Perú que pondría en riesgo el precio internacional del mineral. En la actualidad, ocupamos el sexto lugar en producción mundial de cobre y con la explotación de las betas cupríferas en la serranía piurana, cuyas reservas se estiman en más de mil 200 millones de toneladas métricas, ocuparíamos un expectante sitial en el selecto grupo de productores de cobre del planeta. Por ende, resulta contradictorio el convulsionado escenario social generado a raíz del grave dilema piurano: ¿agricultura o minería? Mientras los fracasados, decadentes y perezosos políticos regionales se siguen rascando la panza peluda; los pobres se mueren de hambre y las transnacionales aplauden mientras observan la estéril y delirante pugna entre supuestos ambientalistas y los que reclamamos que la riqueza minera se explote en beneficio de todos.De acuerdo a datos no oficiales, las ocho provincias de Piura recibirían casi 50 millones de dólares anuales por concepto de canon minero y regalías mineras si el proyecto Río Blanco se echa a andar. (Eso sin contar otros proyectos mineros que duermen el sueño de los justos, lo que incrementaría los ingresos para el gobierno regional,  gobiernos locales, universidades e institutos). Los fundamentalistas del medio ambiente, que dicho sea de paso en su gran mayoría son forasteros, parecen ignorar el grave daño que le hacen al progreso. Si el problema es la contaminación, pues sentémonos en la mesa de diálogo, impulsemos la creación de un Comité Ambiental Regional con representación de toda la sociedad civil y exijámosle a las mineras estándares internacionales de estricta protección de la naturaleza; tal como se hace en otros países. Los capitostes “antimineros” le dan la contra a todos y en su afiebrada negativa arrastran a miles de confundidos campesinos que ya no saben qué hacer. ¿Acaso no se dan cuenta que son tontos útiles de aquellos que boicotean nuestro desarrollo? 

(*) mapari22@hotmail.com