TOMADO DE LA BBC – LONDRES 

Los países ricos están sirviéndose de los acuerdos bilaterales y regionales de libre comercio para arrancarles a las naciones pobres concesiones que obstaculizarán su desarrollo, denunció la organización humanitaria Oxfam.  Veinticinco países en desarrollo han firmado ya acuerdos de libre comercio con naciones desarrolladas y hay otros más, como nuestro país, en fase de negociación, señala en un estudio la organización.  Actualmente hay en vigor doscientos cincuenta acuerdos regionales o bilaterales de ese tipo, que rigen el 30 por ciento del comercio mundial de bienes y servicios.  “El comercio es importante para el crecimiento, pero esos acuerdos son malos para el desarrollo ya que exigen a los países en desarrollo enormes concesiones de carácter irreversible sin que los ricos den casi nada a cambio”, critica Celine Charveriat, de la campaña para un comercio justo de Oxfam.  El informe señala los distintos modos en los que esos acuerdos suponen una amenaza para los intereses de los países pobres: las reglas sobre inversiones que contienen niegan a los gobiernos el derecho a proteger a los trabajadores, el medio ambiente y la economía y pueden exponerlos a reclamaciones de miles de millones de dólares.  La introducción de reglas sobre propiedad intelectual dificultan el acceso de los pobres a muchas medicinas con las que combatir enfermedades y epidemias, amenazan los métodos agrícolas tradicionales y privan a esas poblaciones de sus derechos sobre los conocimientos tradicionales.  Las drásticas liberalizaciones de aranceles aduaneros que exigen esos acuerdos ponen en peligro los medios de subsistencia de los agricultores pobres e impedirán su desarrollo económico. También destaca que la maraña de tratados de libre comercio que se está tejiendo erosiona el multilateralismo, reivindicado por la Organización Mundial del Comercio (OMC).  Las implicaciones para el desarrollo son muy significativas, y así, explica la ONG, en los primeros diez años después de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCA) se eliminaron en México 1,3 millones de empleos agrícolas.  Si bien es cierto que se crearon en un principio a cambio puestos de trabajo en el sector manufacturero, la competencia de la mano de obra más barata de China llevó a deslocalizaciones de empresas y a la destrucción de 200.000 empleos entre el 2001 y el 2004. 

PELIGRA LA SALUD.

En Perú, advierte la organización, hasta 900.000 personas podrían verse privadas de medicinas si prospera el acuerdo de libre comercio entre el país andino y Estados Unidos.  Como conclusión, Oxfam reclama que cualquier acuerdo de comercio, ya sea multilateral, regional o bilateral, reconozca el derecho de los países en desarrollo a un trato especial y diferenciado, y les permita desarrollar leyes flexibles en materia de propiedad intelectual.  Asimismo recomienda que se excluyan de los compromisos de liberalización servicios básicos como la sanidad, que se reconozca el derecho de los gobiernos a regular las inversiones extranjeras y se garantice la participación de la sociedad civil y otros actores en el proceso negociador.