Diario de Chimbote, Chimbote 

El conocido hombre de mar y dirigente sindical, Juan Vásquez Cruzado exigió severamente sanciones ejemplares a los malos empresarios conserveros que bajo el cuento de procesar anchoveta para consumo humano directo, estén propiciando maniobras oscuras para quemarla en harina de pescado. Juan Vásquez sostuvo que la intervención de PRODUCE en un corralón clandestino donde se descubrió a cuatro carros frigoríficos traspasando anchoveta a tolvas sucias para que dicha especie sea quemada como harina de pescado, descubre, lamentablemente, que hay algunos empresarios conserveros que dicen una cosa de la boca para afuera y hacen otra que atenta contra la especie anchoveta. “Me preocupa esa dobla moral, por un lado se está exigiendo que no se queme el jurel y la caballa para harina de pescado, pero al mismo tiempo, se descarga anchoveta bajo el cuento que se hará conservas y en realidad terminan siendo quemadas como harina de pescado, eso me parece absolutamente reprochable, con una mano hacen una cosa y con la otra borran ese accionar” manifestó Juan Vásquez Cruzado. “Quiero felicitar la acción fiscalizadora del Diario de Chimbote porque he tomado conocimiento que fueron ustedes los que alertaron a PRODUCE de estos hechos irregulares, también entiendo que este caso se encuentra en un proceso de investigación y exigimos una dura sanción contra los empresarios conserveros involucrados y aquellos que sepan quienes son los que se dedican a esta actividad negra, que los denuncien, porque así como se reclama respeto para sus convicciones de defensa del jurel y la caballa, también se debe mostrar respeto para el buen uso de la anchoveta en época de veda. No se puede quemar anchoveta en harina de pescado en estos tiempos, pero hay quienes lo están haciendo y ojala que se sancione a las empresas que terminan quemando esta anchoveta” precisó. 

Recalcó que PRODUCE ha descubierto una modalidad de burlar la ley, “lo que se evidencia es que se saca la anchoveta diciendo que se hará conservas e inclusive se mencionan a algunas fábricas conserveras como destino de la anchoveta, pero terminan en corralones donde las cámaras frigoríficas se prestan al juego sucio y traspasan la anchoveta a tolvas donde se malogra el pescado y que van directamente a las pozas para quemar harina” culminó diciendo.