De Honorato Ordinola se pueden decir muchas cosas. Sus detractores dirán que es un “crítico ácido” del alcalde reeleccionista, Walter Wong Ayon; que le hace mucho daño a Paita y otras cosas más. En la otra orilla, sus amigos dirán que es un periodista “honesto”, “combativo”, que “no se casa con nadie”. Son dos puntos de vista diametralmente opuesto que este hombre del micrófono genera en la comunidad paiteña. Pero ¿Qué sería de Paita sin la voz y los comentarios crudos de Honorato Ordinola?, -nos preguntamos. Sin duda que es un personaje “muy controvertido” y “especial” a la vez. Por eso, cuando nos enteramos de que la primera autoridad municipal de la provincia había iniciado un proceso legal contra este comunicador social nos llenamos de rabia y consternación. Para nosotros, el único pecado de Honorato Ordinola es emitir opinión sobre lo que pasa en Paita. ¡No ha cometido otro delito! Si lo que dice Honorato Ordinola no le gusta al señor Wong Ayon, pues tiene que aguantarse porque para eso es una autoridad elegida con el voto popular, expuesta permanentemente al escrutinio de la gente y muy especial de los periodistas. En la mente nos queda la idea de que a Wong Ayon no le gustan los comentarios lanzados por Honorato Ordinola y por ello lo querella. No le gusta la oposición. Sólo quiere periodistas “amigos” que le canten al odio lo que él quiere escuchar. Cuando un político echa mano al Poder Judicial para atacar a un periodista significa que ese político ha perdido la confianza en sí mismo o está desesperado. Para nosotros, Wong Ayon ha cometido el peor error de su carrera política al querellar a Honorato Ordinola. Lo único que conseguirá será provocar la solidaridad del gremio, no necesariamente de Paita, pero sí de Lima, donde el trabajo de un periodista contestatario siempre es bien destacado. No nos sorprendería que en estos días le llegue una carta de solidaridad del gremio de periodistas limeños a Honorato Ordinola; instándolo a seguir en la defensa de la libertad de expresión y otros. No sabemos quién le aconsejó a Wong enjuiciar a Honorato Ordinola, pero de seguro que no fue su conciencia. Creemos que en un momento de cólera, Wong decidió querellarlo ante su imposibilidad de detener la avalancha de críticas que surgen a diario desde las ondas de Radio Pacífico. Desde la Capital de la República, somos los primeros en expresar nuestra solidaridad con el colega Honorato Ordinola y lamentar la campaña desleal que han emprendido en su contra; incluso cayendo en cosas personales que sólo le incumbe a él y nadie más. Es cuestionable que Wong se dedique a querellar periodistas en vez de hacer propuestas concretas al pueblo paiteño. En fin, cierro este comentario porque de pronto no le gusta al alcalde y termino querellado.