El presidente de la República, Alan García y el Premier, Jorge Del Castillo han traicionado a Paita al firmar el oficio N° 177-2006-PR que legaliza el “robo” de la caleta La Tortuga por parte de Sechura. Es increíble que los paiteños hayamos llegado a esta instancia debido a la dejadez de nuestras autoridades, que no supieron ponerse a la altura de los sagrados intereses de la provincia. Para los burócratas de la Presidencia del Consejo de Ministros, la supuesta consulta vecinal realizada en La Tortuga tiene todo el respaldo legal. No toman en cuenta que no asistió el Jurado Nacional de Elecciones ni la Oficina Nacional de Procesos Electorales, entes encargados de este tipo de actividades. Tampoco reparan en el hecho que sólo votó el 40 por ciento de la población y que el restante 60% se abstuvo de hacerlo por considerarla ilegal. Además, el Gobierno Regional –digitado por el felón de César Trelles Lara- no tiene mandato para hacer este tipo de consultas. La PCM tampoco ha tomado en cuenta el carácter histórico de la pertenencia de La Tortuga a Paita, ni el intercambio comercial-cultural que existe entre la capital de la Provincia y esa caleta. A los paiteños nos asiste la razón y la historia está de nuestro lado. Por eso es menester cerrar filas en defensa de la intangibilidad del territorio porteño. Convoquemos al paro provincial y cerremos el segundo puerto del Perú para que Alan García y Jorge Del Castillo sientan el peso de la furia paiteña.